1 de 4
Consejos para una cocina sostenible

Consejos para una cocina sostenible

Cocinar saludable está bien, pero... ¿Cocinas de forma sostenible?

Este sábado 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra y queríamos centrar el foco en la sostenibilidad desde lo que más nos gusta hacer: cocinar. Y es que no paramos de escuchar los términos como "consumo sostenible" o "producción local", ¿Pero sabéis lo que es la Cocina Sostenible?

Dado que nuestros alimentos e ingredientes, la forma de recolectarlos y la manera de prepararlos tiene una repercusión directa no solo en nuestra salud, sino también en la del planeta, la cocina sostenible puede contribuir decisivamente al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la hoja de ruta mundial del desarrollo para los próximos años. Y desde Hearthstone Cookware, también queremos aportar nuestro granito de arena.

 

8 CONSEJOS PARA QUE TU COCINA SEA SOSTENIBLE


Consumo Local

Uno de los consejos más conocidos, pero uno de los menos aplicados. Pocas veces pensamos en el impacto indirecto de nuestros actos en términos de sostenibilidad. Cuanto menos es la distancia entre el productor y consumidor, menor es el consumo energético y la huella de carbono del alimento, ya que habremos ahorrado en la cadena de suministro. Transportes más cortos, cadena de frío más sencilla, etc. Solo hace falta invertir unos segundos en revisar la etiqueta del producto. Además, si sabemos qué alimentos están en temporada, y por tanto hay más oferta, podremos también beneficiarnos económicamente de ello.


Usar la tecnología correcta

Otra manera de ayudar tanto al planeta como a nuestro bolsillo, es invirtiendo y utilizando la tecnología adecuada para cada tarea en la cocina. Porque reducir tiempos en el cocinado de alimentos, tener electrodomésticos o utensilios adecuados, y saber la virtudes de cada uno, puede ser muy útil. Esta es una de las razones por las que nuestros utensilios de hierro fundido destacan ante una inmensa oferta, ya que su gran poder de transmisión del calor no sólo acelera procesos si no que aprovecha el potencial de nuestra cocina al máximo, desperdiciando lo menos posible.


No hace falta tanta agua

En la línea de lo anterior, el lavavajillas siempre será nuestro aliado. Y es que gastar demasiada agua fregando a mano (además del tiempo que supone), es uno de nuestros mayores errores en el día a día de nuestras cocinas. Claro, siempre hay utensilios para los que no se recomienda utilizar el lavavajillas, pero siempre hay soluciones como nuestras cocottes y sartenes de hierro fundido que aguantan sin problema.


Cocina más, por menos

Reciclar aceite usado, aprovechar ingredientes para hacer un caldo… Todo suma, pero lo que realmente consideramos valioso desde Hearthstone Cookware es el hecho de aprovechar el tiempo en la cocina. Y es que aunque cocinemos para nosotros solos, cabe destacar que el coste energético de cocinar una sola ración de una receta y el de preparar cuatro raciones de esa misma receta, es muy similar. Por ello, aprovechemos el tiempo en la cocina, cocinemos cantidades más grandes que podemos conservar en nuestro congelador sin problema. Ahorra tiempo, y ahorra energía.


Planifica, pero sobre todo, cumple

Este punto es más importante fuera que dentro de la cocina. Cuando acudimos al supermercado, ciñámonos a la lista de la compra, sin caer en tentaciones que no teníamos planteadas y que tienen un gran potencial para echarse a perder en nuestra nevera o despensa. Si somos capaces de cumplir, optimizaremos el tiempo invertido en la compra, ahorraremos dinero, y crearemos menos desperdicio.


Las “sobras” son un mito

Como hemos comentado anteriormente en alguno de los consejos, casi todo se puede aprovechar. La conocida como "cocina del aprovechamiento", donde casi cualquier sobra, por mínima que parezca, puede aportar un toque diferencial a unas futuras croquetas, un caldo, un puré, o sacándolo de la cocina, una abono muy nutritivo para nuestro jardín, plantas, flores o huerto, en caso de tener la suerte de tener uno a mano.


Consumo (eco)lógico

Otro de los puntos más importantes para poder decir que nuestra cocina no solo es saludable, si no sostenible también, se basa en nuestras decisiones de compra. Pero no solo por el producto elegido, si no por sus envases. Es cierto que existe normativa, cada vez más estricta, y empezamos a regular el tema de plásticos y bolsas que acaban en el contenedor, solo utilizadas una vez. Llevar las nuestras de casa, utilizarlas para otras cosas, evitar aquellos productos o marcas que hacen un uso excesivo de estos, apostar por nuevas tendencias de consumo como la “compra a granel”, etc. Todo suma.


Reciclar bien no es sencillo

Y este último, no puede faltar. Para cuando el consejo anterior sea inevitable, debemos estar preparados. Reciclar es tan importante como aprovechar bien los alimentos si queremos que nuestra cocina diaria tenga el menor impacto posible en nuestro planeta. Por qué no comprar un determinado alimento por su envase, puede parecer excesivo, pero saber dónde tiene que ser desechado es obligatorio. Informarse y preparar unos cubos o bolsas que faciliten esta tarea a todos los miembros de nuestra casa es fundamental.